Dialogamos con el ex Intendente de Canals y ex Legislador provincial sobre la historia detrás de estas obras que hoy comienzan a ser utilizadas por vecinos de Canals, pero que han llevado alrededor de 30 años en erigirse. Así, Wingerter asegura que “uno cuando ve cristalizarse estas cosas siente una gran satisfacción de todo lo que ha sido el trabajo de un equipo”, y aclara además que “cloacas y gas es todavía previo a mi gestión, nosotros empezamos a hablar de gas en la administración de Amatriain que es cuando se conforma el ente, año 1995, que se hacen las primeras reuniones y se empieza a bosquejar lo que es gas y donde se arma el ente intercomunal y se hace el anteproyecto”.

Si bien el origen es muchos años atrás, comenta que “en la época de Mestre medio se planchó todo y vuelve a posicionarse cuando llego a la municipalidad y firmamos el convenio en 2005 con De Vido. Siempre recuerdo que íbamos porque teníamos problemones con el agua que pedíamos canales evacuadores, íbamos a obras públicas y veía el expediente nuestro de la obra de gas con una nota del Dr. De la Sota que decía ´esto tiene que salir´, que era un compromiso firmado en 2003 cuando se hizo la coalición (Unión Vecinal – Unión por Córdoba)”.

Hace referencia además a un convenio en 2005, “que para nosotros nos daba mucho optimismo, pero a la larga no fue lo mejor, porque era compartido entre Nación y Provincia: el total de la obra que era el acercamiento a los pueblos que llegaban al Ente era de $13 millones, de los cuales $8 millones ponía la Nación y $5 millones la Provincia. Esto fue ideal porque se nos daba una responsabilidad muy grande, pero después fue complicado en las certificaciones de obra, porque las declaraciones que se iban haciendo en los dos lugares complicaron mucho”.

Además, recuerda que el acuerdo en 2003 cuando forman la alianza política con la provincia, incluía también los canales evacuadores y las cloacas: “cloacas también se habían hecho borradores cuando era directora de ambiente Julia Alsogaray y que después Villanueva tuvo algunos bosquejos de esto, y después se desarrolla en un proyecto en el cual he siempre agradecido al ing. Grande como a Kaffer que aceptaron el desafío de hacer un borrador y un proyecto ejecutivo para poder trabajar sobre esta base, y lo hacían por si se aprobaba y realizaba ahí lo iban a cobrar. Se prestaron a esto y hoy es un logro que Kaffer lo está disfrutando, pero pobre Alberto que no lo pudo ver ejecutado. Es una obra que va a cambiar en un todo la fisonomía del pueblo”.

Además, Wingerter remarca que “lo importante es que hoy se ha logrado que se cristalice el gran objetivo inicial, que el gas llegue a la puerta de cada pueblo y después cada uno se ocuparía de hacer la red interna. Eso se logró sin el aporte de los pueblos, que era el gran pedido al gestionarlo. Hoy el objetivo está cumplido, se ha trabajado mucho para que así sea y es una obra que se va a hacer en su totalidad en poco tiempo porque uno ve un avance muy sustancioso. Hoy los valores no son los mismos que manejábamos en su momento, igual sigue siendo muy beneficioso y sobre todo da mucha comodidad (el gas). Son obras muy significativas porque si hoy alguien se piensa radicar en la localidad, lo primero que pregunta es si tiene estos servicios, entonces generarlo es la función primordial de los gobiernos”.

Su gestión de gobierno

Fernando Wingerter recuerda de su gestión municipal que “nos fuimos dejándolo un poquito mejor, uno se ha ido con una satisfacción de la vocación de servicio, la función pública es para servir y no para servirse de ella, uno ha dejado mucho detrás de esto. Hemos comprometido a muchas personas, sobre todo a la familia y amigos que no es fácil transitar cuando las épocas son complicadas”.

Sobre la situación política hoy en Canals, menciona que “hay un déficit muy grande en lo habitacional. De la Sota prometió 50 casas por año con el programa nacional familia propietaria, cuando asumí en 2003 no había ningún terreno para afectar a vivienda y no lo pudimos hacer. Hicimos las 25 detrás del cementerio. Cuando surgieron los planes habitaciones, se cayó todo, en Córdoba no se hizo nada atrás de peleas de gobernantes que afectaron mucho a todas las localidades. Ojalá al próximo gobierno le vaya bien, porque si le va bien, le va bien a la localidad, más allá de las diferencias políticas que nos hacen bien si son constructivas, aunque no cuando a veces escucho algún deseo de ojalá que le vaya mala, es lo peor que nos puede pasar por la cabeza, yo siempre le deseo lo mejor posible, el que va a gobernar es el que la gente eligió y seamos una oposición constructiva”.

Dejá tu comentario