Fernando Salgado, ex vicepresidente de Bomberos Voluntarios de Canals, se defendió ante las acusaciones de supuestas irregularidades en el desempeño de su cargo y la posterior expulsión de la misma. Además, asegura que le gustaría volver a la institución.

En una entrevista por eccos FM 88.9, Salgado aseguró que “para mí es muy doloroso y vergonzoso por hasta dónde se ha expuesto a la institución que siempre fue bien vista”, y contó que antes de que se desate la polémica “traté de reunirme y explicar que estaban equivocados, hasta que un buen día se hizo una movilización donde decían que peligraba de cerrarse el cuartel. Se iba a hacer un comunicado, dije que había que hacer conferencia de prensa, pero se decidió hacer un comunicado. Ahí empezó el agite en redes sociales para la movilización en frente del cuartel donde fueron varias personas, engañadas”. También asegura que se genera “en las redes sociales y los medios por distintos hechos que pasaban en la institución, todos con su debida explicación, pero hubo gente que se manejó mal porque hizo llegar esto sin hablarlo en el seno de la comisión directiva”. Además, afirma que “los representantes legales de la comisión actuante, me hicieron llegar tres notificaciones con el Juez de Paz: que estaba suspendido y que iban a iniciar acciones legales, al otro día que me sacaban el poder para seguir siendo coordinador de la regional diez, y la tercera, el 20 de noviembre, que me piden un descargo en 72 hs sobre lo que estaba sucediendo en la institución”. Sobre este último oficio, asegura que “el día 23 a las 10:30 am les llevé un escrito personalmente al Presidente Carlos Carrio y a la Secretaria Alejandra Ríos, no molesté al Juez de Paz. Pero no puedo hacer un descargo de algo que no me habían notificado sobre cuáles eran los motivos de mi suspensión”.

Allanamiento de su vivienda

A raíz de la denuncia penal radicada por la actual comisión directiva de Bomberos contra Salgado, la justicia ordenó un allanamiento a su vivienda, y sobre esto asegura que “me tocó vivir lo más feo que puede pasarle a una persona y su familia: sufrir un allanamiento”. Además, sobre este procedimiento cuenta que la policía “llega mi casa y me piden qué tengo de bomberos. Nada, solo tenía un portafolio con papeles viejos de la institución y papeles de la coordinación de bomberos porque fui coordinador de la regional 10. Una notebook también que era de la institución, yo soy un cuadrado en eso pero la estaba usando mi señora porque en todos los acontecimientos que hicimos en bomberos sacamos fotos, había pocas, entonces ya pensando en los 50 años en cada evento sacaba fotos con mi señora para archivar y armar entre ella y mi hija el año que viene la fiesta de los 50 años. Me pidieron también los tickets de carga de combustible, les dije que yo no tengo nada, que están en la institución. Se retiran, nada de otro mundo. No retiran la notebook porque no era la de los datos que tenían, pero yo le hice entrega después al Juez de Paz que él se la entrega a ellos”. A raíz de esto, ya con representación legal, Salgado afirma que realizó “una presentación espontánea en la fiscalía de La Carlota para dar explicaciones de todo, de mi accionar de estos dos años como vicepresidente, porque no tengo nada que esconder”.

Asamblea extraordinaria donde se lo expulsa

El pasado sábado 23 se realizó en el cuartel una asamblea donde, entre otras cosas, se resolvió expulsar a Salgado de su cargo de vicepresidente por los motivos de cargas irregulares de combustible en su auto particular y falsificación de firmas de la comisión directiva. Sobre esto, Salgado asegura que los asociados “escucharon una sola campana”, y que no asistió porque “me asesoré con mi abogada y con amigos, no me puedo presentar ese día a enterarme cuáles eran formalmente los motivos y dar las explicaciones porque ya veía cosas raras, como que ya estaba cocinada la expulsión mía”. Además, cuenta que “me entero por los medios de la resolución de la asamblea. Todavía no me llegó nada. Al escuchar a estas dos personas (el presidente y el tesorero), me doy cuenta que se dejaron llevar quizá por agentes externos o algunos que no nos quieren en el ámbito política”. También afirma que por su accionar “ellos no estuvieron a la altura de las circunstancias y se dejaron llevar”. Señala que “a los único que hago responsables es a los tres representantes legales de la institución, y a tres, cuatro o quizás cinco del cuerpo activo”. También envía un mensaje al tesorero de la institución sobre una nota brindada luego de la asamblea: “le contesto al tesorero, Jorge Velázquez, que no puedo entender y ojalá algún día descubra por qué pusieron a esta institución en boca de todo el mundo a nivel local y provincial, y también a mi persona y mi familia con tanta maldad”. Sobre las cargas de combustible en su auto particular, asegura que eso es algo “que nunca negué, pero iba a hacer trámites de bomberos y tengo cómo demostrarlo”. Por otra parte, cuestiona que “en diciembre de 2017 asumió Carlos Carrio como presidente, Alejandra Ríos como secretaria y el tesorero Jorge Velázquez. Hasta el día de la fecha, nunca hicieron un trámite de bomberos, ni ellos ni nadie, en Federación. Siempre los iba a hacer yo. Él dice que estaba de licencia, miente, no hay un papel firmado por mí donde la haya pedido. El tesorero dice que no inventamos nada y tenemos pruebas contundentes. Él dice que asume en junio, que se hace cargo de la tesorería, pero el asumió en diciembre de 2017. 18 meses después se hace cargo de la tesorería. Si yo estaba de licencia, ¿cómo manejaba los fondos de la institución?”.

Sobre el punto de la supuesta falsificación de firmas, Salgado cuenta que “todo el trabajo administrativo lo hacía Alejandra Ríos y la empelada administrativa, su hija, Aimé Ríos. Cuando siempre a contra reloj tenemos que mandar unas planillas de la comisión directiva a Federación, en marzo y diciembre. A último momento íbamos al cuartel, Alejandra imprimía las planillas, convocábamos a los más cercanos, estando presentes la empelada administrativa y Carlos Carrio. A los que yo les pedí disculpas son conocidos míos que yo puse en la comisión directiva, que son 4 o 5, que yo les hacía la firma porque eran las 8 o 9 de la noche y al otro día había que mandarlas con los comisionistas. Pero hubo firmas que también las hicieron ellos. Y debajo de estas planillas está firmada por la secretaria y Carlos Carrio. Muchachos, lo hacíamos todos juntos. Que nos equivocamos, quizás, posiblemente nos equivocamos. Pero es gente de mi confianza y yo no los defraudé. Y estas planillas andaban en las redes sociales, ¿quién las mandó? Es maldad, es algo interno esto”.

Cierre del cuartel y equipamiento

Hace referencia también a la situación económica del cuartel, el equipamiento y el peligro de cierre que se comunicó en medio del conflicto: “Velázquez dice que ya no corre riesgo el cuartel, pero mentira, nunca corrió riesgo. Pero claro, como el participaba poco… que creía en mi y se siente defraudado, yo no defraudé a nadie y menos a la institución. Pero él participaba poco, casi nada, por eso desconocía. Había que reponer ropa y botas, pero tampoco era que no podían salir, entonces, se le mintió a la gente, se los llevó engañados. No iban a cerrar nunca el cuartel. Y esos 4 o 5 (bomberos activos), es una falta grave, rebelión. Hasta el día de la fecha esta comisión nunca les llamó la atención ni los sancionó”.

Baja de socios y padrón de sólo honorarios

Consultado sobre la situación desatada durante su presidencia, en al cual se dio de baja a varios socios de la institución y hoy se afirma que los existentes no pagan cuota social porque son todos honoríficos, explica que “cuando sale la ordenanza que se cobra por los medidores (de la cooperativa), había un grupo de contribuyentes en los cuales se recaudaba $3 mil. Hará unos 5 años atrás. Era muy poco, entonces al ingresar esta ordenanza iban a estar dos personas pagando lo mismo, entonces se rechazó lo otro, y dejamos lo de la ordenanza. Y queda el número de socios que pide el estatuto, lo mínimo para seguir presentando jurídicamente el sostén de la institución”.

Interrupción de la cadena de subsidios nacionales

“Cuando se trae de exportación el camión con la Mercedes Vito, la exportadora tarda en mandarnos los papeles. A nivel nacional tenemos tiempo para rendir esos subsidios, habíamos pedido prorrogas vía email al Ministerio del Interior, porque no teníamos los papeles que teníamos que presentar con una foto del camión frente al cuartel. Ya se rindió, pero como se presentó fuera de término, al otro año peligramos de no cobrar el subsidio. Por eso estaba trabajando con gente del ministerio y la federación, porque era un problema externo a nosotros que no recibimos los papeles. Cuando llegaron, había un error en el papel que la policía cuando hizo la verificación no la pudo hacer porque se habían equivocado. La comisión estaba al tanto de esto. Y estábamos laburando con la federación, y un ciudadano de Canals que está en la política en Buenos Aires que se puso a disposición para ayudarnos también, para recuperar ese subsidio”.

De ahora en más

Salgado asegura que “esto va a seguir hasta las últimas consecuencias, porque tengo que defender la institución y mi nombre y honor. Yo me pregunto, ¿quién paga estos gastos? Porque contratar un abogado, mínimamente $50 mil, ¿lo van a sacar de la institución o los responsables de su bolsillo?”. También anuncia que “lamentablemente, con todo el dolor del mundo, hice la presentación legal para iniciar las demandas correspondientes para la nulidad de todo el procedimiento de la asamblea porque nunca me dieron la posibilidad de defenderme, esa gente voto sin escuchar la otra campana, y estuvieron mintiendo. También a los representantes legales del momento, porque son los firmantes, ellos tienen que hacer bien las cosas, tendrían que haber comprobado la infracción. Yo voy hasta las últimas consecuencias, con todo el dolor del alma”. Comenta además que “me hubiese gustado seguir y salir de esta situación económica que estamos viviendo, recaudar fondos para la institución, pero no me dejaron seguir trabajando”.

Finalmente, sobres las acusaciones en su contra afirma que “estoy tranquilo, con la frente en alto, y salgo a la calle día a día. Pero para algunos integrantes de la comisión directiva, no alcanza con golpearse el pecho. Hay que ser buena persona día a día, la justicia divina nos llega a todos. Yo les molestaba, y cada día que pasa me voy dando cuenta”.

Dejá tu comentario