El canalsense radicado en Italia desde hace 26 años con su familia, cuenta la situación por la que están atravesando en medio de la crisis por transmisión del coronavirus COVID-19.

Desde eccos FM 88.9, dialogamos con Silvio Martínez, canalsense que está viviendo en Italia junto a su familia: “Nos fuimos hace 26 años. Viví tres años y medio en Canals y nos vinimos para acá. Aprovecho para saludar a los amigos que hice en tan poco tiempo, y a mi cuñado, que se cuide”, comenta.

En cuanto a su situación actual, cuenta que “todos estamos en cuarentena, solo que no todos los respetan y eso fue el factor fundamental de propagarse del virus. Parecía que no nos llegaba, pero en realidad le puede llegar a cualquiera”. Atribuye la actual crisis a que “no hubo un control eficaz”, y explica que “la mayoría de los casos están en el norte de Italia, pero puede llegar a cualquier lado en cualquier momento”.

Radico en la zona centro del país, en un pueblo cerca de Ancona sobre el mar Adriático, comenta que allí “hasta ahora lo que sabemos, porque esto es día por día, es que son 13 personas” las contagiadas. Además, él mismo se encuentra en observación: “tengo un poco de tos y estoy con parte médico, por las dudas. Mi hija y mi nieto están en la casa y no nos podemos ver, nos comunicamos a través del teléfono, estoy con mi señora no más”.

No esperan mejoras

“Todavía estamos con muchos casos, y no llegó al pico. Estamos hablando de 31 mil infectados y unos 3 mil muertos, no tiende a bajar todavía. La región mía es la que está sufriendo ahora, porque es como que viene bajando a la parte sur”, asegura Sergio.

Además, cuenta que “tengo mi hermana que trabaja en el hospital, mi cuñada también, y ellos lo ven periódicamente, llegan uno atrás del otro. Están haciendo un sacrificio y creo que, en todas partes del mundo, dan la vida”.

“En el norte de Italia, en algunos lugares, más o menos cada 30 minutos hay un entierro de una persona. No dan abasto los cementerios. El coche fúnebre lo lleva hasta la puerta del cementerio, sacan el cajón y el coche se va. Sin familiares ni nada”, relata Sergio.

Sistema de salud

En cuanto al funcionamiento del sistema sanitario italiano, comenta que “era bastante bueno, gratuito, cada uno tiene su médico de base y de ahí en más el hospital cualquier intervención que hacías ibas al hospital gratis, sólo los especialistas hay que pagar un ticket. Pero los gobiernos anteriores recortaron la salud y dejaron un montón de hospitales sin atención y hoy se encuentran que la necesidad es imperiosa y no saben qué hacer, tienen que hacer hospitales de campaña”.

Abastecimiento

En los supermercados, la situación parece similar a la de Argentina: “primero salieron todos a buscar como que era una guerra, pero dijeron que lo único que no va a parar es el abastecimiento de alimentos, que estén tranquilos. Lo que no se consigue son barbijos y alcohol en gel. Apenas empezó esto, un tarrito de gel costaba 3 euros, y ahora lo vendían a 25. Después el gobierno empezó a actuar y bajó, pero igual ahora no se consigue”.

Pedido de alerta para Argentina

Por su experiencia, Silvio Martínez hace un fuerte llamado a la prevención a los argentinos: “entiendan que esto es una cosa grave”, y refiere a los extranjeros que regresan a sus viviendas: “denúncienlos, lo primero que tienen que hacer, urgente, porque esas personas pueden ser transmisores del virus, tienen que entender eso”.

Además, cuenta que “a mi cuñado le decimos, porque está en contacto con la gente, que tenga distancia. No tomar marte, o tomar solo o con personas de tu familia y no con todo el mundo. Todavía en la Argentina no es tan grave en teoría, acá nos pasó lo mismo. Ahora tuvieron que hacer obligatorio por ley de no poder salir. Va a llegar el momento, si continúan los casos, a obligar a la gente a quedarse en sus casas”.

Finalmente, pide que “espero que en la Argentina traten de concientizar, los medios, nosotros mismos que estamos afuera, para que entiendan que esto no es una joda, es algo grave. Tengo la fe que no sea tan grave, que pase”.

Dejá tu comentario