Fruto del trabajo de padres, profesores y el Club, la disciplina de danzas folklóricas cuenta con un nuevo espacio que históricamente utilizó para los ensayos: el salón debajo del escenario del Club Atlético Canalense.

En el acto de inauguración, la profesora Sofía Cavanagh aseguró estar muy contenta “porque vamos a tener nuestro espacio, que es necesario, así que muy agradecidos con la comisión de padres que es excelente, y a toda la gente que colaboró con la academia. Este salón se pudo hacer a través de eventos, festivales, venta de pizzas. Dábamos vueltas por todos lados, un día el presidente me dijo que querían volver a tener todas las disciplinas de nuevo. Y acá estamos, qué mejor que volver donde uno se armó”.

Por la subcomisión de padres, Soledad relató que el 2019 “fue un año de mucho trabajo, del año pasado que venimos con la necesidad de acomodar este salón que sufrió las inclemencias del tiempo con las inundaciones, y no se podía estar”. Cuenta además que “se nos ocurrió de acomodarlo, aunque arecía una locura, pero empezamos a sacar cuentas y a trabajar. Un gran agradecimiento a Nico Gigli que nos hizo gratuitamente la instalación eléctrica, los albañiles que nos rebajaban los costos, y hoy podemos tener un espacio para trabajar y tener la disciplina cómodamente”. Por su parte, Lili agrega que “le tenemos que agradecer a Sergio Miraglio que nos restauró el espejo que estaba viejo, trabajó hasta el último día. También nos hizo descuento en las aberturas”. También cuenta que históricamente desde la disciplina “fuimos cambiando hasta que nos fueron a buscar desde el Club y decidimos volver”. Mariel, afirma que “ahora se siente que tenemos un espacio digno, apropiado. La danza le corresponde tener su espacio, si bien faltan detalles, ahora sentimos que tenemos un espacio apropiado, saludable. Así que muy contentas, emocionadas, fue un largo trayecto para llegar acá”. Por último, Nati cuenta que “es un gran orgullo pertenecer a esta academia, apostar a esta disciplina que es tratar de defender, recuperar y traer a nuestros días las danzas tradicionales, que están siendo bombardeadas por lo foráneo. Tener este espacio para compartir lo que nos une y nos identifica, es para celebrar”.

Presente en la reinauguración, el presidente del CAC, Alejandro Loewen, agradeció delante de todos por la obra “en el club que no se habría podido llevar a cabo sin el apoyo del grupo de la academia, no es la primera obra que hacemos en conjunto. También el piso del escenario, el horno pizzero, la freidora. Son todas cosas que se usan en la actualidad para el club. En este momento inauguramos este sector para la práctica de la disciplina, para que estén cómodos y todos los que la vengan a practicar tengamos un lugar cómodo y acorde a las circunstancias. En nombre del Club estamos agradecidos”.

Dejá tu comentario