Mujeres que ponen sus manos en la obra

Mujeres que ponen sus manos en la obra

Trabajan para cumplir el sue√Īo de tener la casa propia.

Todo suele comenzar en un terreno donde solo crece pasto, pero que empieza a cambiar cuando se lo imagina en el futuro cercano. Se empieza a so√Īar, y lo primero que se deposita sobre ese suelo son las esperanzas e ilusiones. Se lo empieza a limpiar y comienza a ser ‚Äúnuestro lugar en el mundo‚ÄĚ.

El coraz√≥n se llena de alegr√≠a cuando por fin se pega ese primer ladrillo, aun sabiendo que todav√≠a queda mucho por delante. Casi sin darse cuenta sobre ese desolado terreno emerge un paisaje diferente, el que se construye con nuestras propias manos, a costa del sacrificio y la constancia, teniendo presente siempre que, ‚Äúsi se quiere‚Ķ se puede‚ÄĚ.

Las ilusiones se agigantan a medida que las paredes se elevan. Aunque quizá todavía le falte el techo, puertas y ventanas, uno entra dentro, se sienta y simplemente se deja llevar y siente la felicidad de estar en casa, se pone a pensar en los suyos, en el sacrifico diario de cada uno para logar darle a la familia un hogar, un lugar fijo para dejar de deambular.

Los d√≠as seguir√°n pasando y no se detendr√°n. Puertas, techos y ventanas terminar√°n de darle forma al refugio familiar. Y ahora s√≠‚Ķ cuando cierres la puerta porque la has terminado de limpiar y digas, con un nudo en la garganta ¬°Ma√Īana nos mudamos a casa!, quiz√° una lagrima, o un par de ellas, van a rodar por tu mejilla, el pecho se te hinchar√° de orgullo y el coraz√≥n rebozar√° de alegr√≠a. Te abrazaras con los tuyos: esposa, esposo, hijos, hijas o con quien forme parte de tu familia, porque el esfuerzo y el sacrificio valieron la pena, porque lo que esta erguido en frente tuyo lo construiste con tus manos.

Esta es quiz√°s la experiencia de muchos de ustedes, y cada familia que haya pasado por ella sabr√° entender la felicidad que cada uno de los integrantes de esas 44 familias tiene el privilegio de sentir.

Marzo mes de la Mujer  

En este mes donde se conmemora el D√≠a internacional de la mujer, mes que desde hace tiempo la mujer ha tomado como s√≠mbolo de reivindicaci√≥n y lucha a favor de sus derechos e igualdad frente a las diferentes oportunidades de las que antes √ļnicamente pod√≠an disfrutar los hombre, desde eccos multimedios quer√≠amos entrevistar a las mujeres que forman parte del plan 44 viviendas sociales, ya que consideramos que son una representaci√≥n n√≠tida de todas aquellas mujeres que desde diferentes lugares luchan d√≠a a d√≠a, siendo un ejemplo de constancia y sacrificio, de aquellas que quiz√°s no pueden ir a una mateada por la tarde porque est√°n trabajando, o a una fiesta nocturna porque al otro d√≠a tienen que levantarse temprano a trabajar o eligen quedarse con su familia, pero que representan el estereotipo de la mujer actual.

Celebramos a esas mujeres, que eligen no ir a las marchas, ni exhibir sus cuerpos desnudos en diferentes protestas, sino que demuestran a través del vivir diario que tienen la capacidad para hacer valer sus derechos y forjar un lugar dentro de la sociedad.

El trabajo de la mujer

En esta oportunidad hablamos con Dalma Torres, en representaci√≥n de todas y cada una de las mujeres que trabajan a la par del hombre, en este sue√Īo de poder construir la casa propia, quien nos contaba ‚ÄúEn mi caso particular soy madre sola. Entonces esto para m√≠ es una oportunidad grand√≠sima, porque cuesta mucho hoy en d√≠a tener, aunque sea un terreno. Es por eso que nosotras, las mujeres, hacemos todo lo posible para participar de esto‚ÄĚ.

En referencia a la parte que les toca dentro de las labores diarias Dalma dec√≠a ‚ÄúNosotras acompa√Īamos. Hacemos lo que nos piden, colaboramos en todo. Somos mujeres de distintas edades, pero entre todas ponemos algo para que esto pueda salir adelante‚ÄĚ.

Todo se aprende

Tambi√©n dej√≥ un mensaje para las mujeres que suelen dudar de anotarse en este tipo de planes por estar solas ‚Äúes una oportunidad que no se puede desaprovechar. Cuando me fui a anotar pens√©, voy a ir y no se hacer nada, pero uno aprende como cualquier hombre que tampoco tiene el oficio de alba√Īil. Todo se aprende y se puede ayudar en todo, as√≠ que si tienen la posibilidad (de anotarse) que lo hagan y si tienen la suerte de salir sorteadas que lo aprovechen.‚ÄĚ

Las oportunidades no se dejan pasar

Hablando propiamente de la oportunidad que les ofrece este plan comentaba que de no ser por esta posibilidad ‚Äúno iba a poder llegar (a tener la casa). A la edad que tengo y con un hijo, uno se la rebusca, trabajamos para vivir, se hace imposible pagar un alquiler, comprar un terreno y levantar una casa. Entonces vuelvo a repetir, esto es una oportunidad que no se puede desaprovechar‚ÄĚ.

Con respecto a la organizaci√≥n para poder participar activamente de la construcci√≥n de las viviendas contaba que ‚Äúen mi caso, como el de muchos que participan del plan somos empleados de comercio, entonces el horario que destinamos para trabajar es a la siesta. Ahora se est√° haciendo un poquito m√°s leve, (en referencia al clima). Mi hijo ya tiene 10 a√Īos, as√≠ que a la ma√Īana trabajo, salgo a la una, le preparo la comida, me vengo a la siesta a trabajar ac√° y cuatro y media me iba me daba un ba√Īo y entraba a trabajar. Hablando con otras mujeres le comentaba que la √ļnica hora en que lo veo es a la noche, pero bueno todo va a tener su fruto. Una vez que esto se termine, podremos decir que el sacrificio vali√≥ la pena‚ÄĚ.

Trabajo en equipo

Del trabajo en equipo remarc√≥ que ‚Äúpor suerte el grupo es muy bueno, el compa√Īerismo es lo fundamental, y hasta ahora de lo que vamos trabajando no hubo conflictos, ni discusiones. Nos organizamos para una hora en donde la mayor√≠a pueda venir y si alguien no puede a esa hora, vienen cuando pueden, pero no generamos un conflicto si alguien no puede venir por alg√ļn motivo.

Para finalizar Dalma dej√≥ en claro que ‚Äúlas mujeres que estamos trabajando en estas viviendas demostramos que se puede, y decirles que si sale un nuevo plan que lo aprovechen, porque no se trata de ser mujer u hombre, todos ponemos un poquito. Algunos m√°s por tener el oficio y es l√≥gico, pero todas las mujeres tambi√©n lo podemos hacer. Entonces hay que aprovecharlo, porque esto va a ser algo propio y no va a haber otra oportunidad.‚ÄĚ         

2 thoughts on “Mujeres que ponen sus manos en la obra

Dej√° tu comentario